¿Cómo arreglar las grietas de una pared?

arreglar grietas pared

Las grietas en las paredes pueden ser una fuente de preocupación para cualquier propietario. Además de afectar a la apariencia estética de una habitación, las grietas también pueden indicar problemas estructurales más serios. Por suerte, en la mayoría de los casos, se pueden arreglar las grietas de una pared sin necesidad de contratar a un profesional. 

Si quieres saber cómo puedes arreglar las grietas de la pared tú mismo y conseguir que el resultado sea perfecto, sigue leyendo y te lo contamos. 

¿Qué tipos de grietas pueden aparecer en una pared?

Antes de hablar de cómo arreglar las grietas de la pared, es importante que sepamos distinguir correctamente el tipo de grieta al que nos enfrentamos. En este sentido, es importante poder distinguir los diferentes tipos de grietas en una pared, ya que esto puede ayudar a determinar si la grieta es simplemente superficial o si indica un problema más serio en la estructura de la construcción. 

Algunos de los tipos de grietas más comunes son los siguientes:

Grietas superficiales

Estas grietas son generalmente finas y se encuentran solo en la capa exterior de la pared, como la pintura o el yeso. Por lo general, no son muy preocupantes y se pueden reparar fácilmente. Estas grietas pueden ser el resultado del asentamiento normal de la construcción, cambios de temperatura, variaciones de la humedad o movimientos leves en la estructura.

Grietas en forma de telaraña

Estas grietas se asemejan a una telaraña y son delgadas y ramificadas. Por lo general, son causadas por movimientos leves en la estructura debido a la contracción y expansión de los materiales de construcción. Estas grietas son comunes en paredes de cemento y yeso, y no suelen ser una señal de un problema estructural grave.

Grietas horizontales o verticales

Las grietas que se extienden de manera horizontal o vertical a lo largo de la pared pueden ser más preocupantes. Las grietas horizontales pueden indicar un problema de cimentación o un exceso de presión en la pared, mientras que las grietas verticales pueden ser el resultado del asentamiento normal de la construcción. Si estas grietas son anchas, profundas o continúan creciendo, se recomienda buscar la asesoría de un profesional para una evaluación más detallada.

Grietas en forma de escalera o escalonadas

Estas grietas suelen ser diagonales y se asemejan a una escalera o escalones. Pueden ser un indicio de movimientos estructurales más serios, como un asentamiento diferencial o problemas en los cimientos. Estas grietas deben ser evaluadas y reparadas por un profesional cualificado.

Grietas que se abren y se cierran

Si notas que una grieta se abre y se cierra repetidamente, especialmente durante cambios de temperatura o condiciones climáticas, esto puede indicar un problema estructural más grave. Puede ser causado por cimientos inestables, movimiento del suelo o problemas en la estructura. En este caso, es esencial buscar la ayuda de un experto para una evaluación detallada y una reparación adecuada.

Recuerda que si tienes dudas sobre la gravedad de una grieta o no te sientes cómodo realizando la reparación por tu cuenta, es recomendable buscar la asesoría de un profesional de la construcción, un arquitecto o un ingeniero estructural.

¿Cómo arreglar las grietas de una pared paso a paso? 

En el caso de las grietas superficiales que no afectan a la estructura, son grietas que podemos reparar nosotros mismos sin necesidad de contar con ayuda profesional. Sólo necesitamos las herramientas y los materiales adecuados para hacerlo. 

Para arreglar las grietas de una pared debemos seguir los siguientes pasos: 

Evaluación de la grieta

Antes de comenzar cualquier trabajo para arreglar las grietas de una pared, es importante evaluar la grieta para determinar su gravedad. Las grietas superficiales que son pequeñas y estables generalmente se pueden reparar con métodos simples. Sin embargo, si la grieta es grande, profunda o muestra signos de movimiento, es recomendable buscar la asesoría de un profesional antes de intentar arreglarla por tu cuenta.

Preparación

Antes de iniciar la reparación, reúne los materiales necesarios. Para la mayoría de las grietas pequeñas, necesitarás masilla para pared, una espátula, papel de lija de grano fino, una brocha y pintura del color adecuado. Si la grieta es más grande, es posible que necesites una malla de refuerzo de fibra de vidrio y un compuesto para juntas.

arreglar grietas pared

Limpieza

Asegúrate de limpiar bien la zona alrededor de la grieta. Retira cualquier resto de pintura descascarillada, polvo o suciedad utilizando la espátula o un cepillo suave. Una superficie limpia facilitará una mejor adhesión de la masilla y mejorará el resultado final.

Aplicación de masilla

Usa la espátula para aplicar la masilla en la grieta. Extiende una capa delgada y uniforme, asegurándote de rellenar completamente la grieta. Luego, alisa la masilla con la espátula, eliminando el exceso y dejando una superficie nivelada. Deja que la masilla se seque según las instrucciones del fabricante.

Lijado

Una vez que la masilla esté completamente seca, lija suavemente la superficie con papel de lija de grano fino. Esto ayudará a suavizar cualquier irregularidad y a que la superficie quede uniforme.

arreglar grietas pared

Pintura

Después de lijar, limpia el polvo resultante y aplica una capa de pintura sobre la zona reparada. Asegúrate de que la pintura coincida con el color y el acabado de la pared circundante. Puedes utilizar una brocha o un rodillo, dependiendo de la extensión del área que necesite ser pintada. No obstante, con un rodillo, el acabado siempre suele ser más homogéneo y estético.

rodillo pintura

Además, si vas a pintar la zona de la grieta en la que has trabajado, puedes valorar si merece la pena pintar la habitación entera, algo que conseguirá que el acabado sea completamente igual en toda la estancia. De hecho, si estás pensando en quitar el gotelé o hacer cualquier otro cambio en la habitación, este puede ser un buen momento para llevarlo a cabo aprovechando que ya estás trabajando en la zona. 

Mantenimiento continuo

Una vez que hayas completado la reparación de la grieta, es importante mantener un buen cuidado de tus paredes para evitar nuevas grietas en el futuro. Mantén el área bien ventilada para prevenir la acumulación de humedad, y asegúrate de reparar cualquier problema de filtración de agua que pueda afectar la integridad de las paredes.

Ahora que ya sabes cómo arreglar las grietas de la pared sólo necesitas los materiales y las herramientas para ponerte manos a la obra. Recuerda que en Ferretería Ibermadrid encontrarás todo lo que necesitas para este y otros proyectos de bricolaje doméstico. Visita nuestra página web y descubre todos los productos que te están esperando.